Saltar al contenido

Beatriz, el amor idealizado de Dante

  • Sin categoría
Beatriz
Dante

Beatriz es la heroína y amor platónico de Dante en el poema la Divina Comedia y en la vida real.
Algunos autores argumentan que Dante solo vio a su heroína de lejos, quizás en un mercado, y eso fue amor a primera vista, que bastó para estremecer los cimientos de cualquier estructura, y que nunca en su vida volvió a verla. Otros argumentan que la conoció a los nueve años y más o menos a los dieciséis volvió a verla y tuvo varios encuentros esporádicos con ella, y cuando volvió a saber de ella estaba casada con un banquero y después supo que había muerto. Pero su enamoramiento fue total hasta su muerte, a tal punto que fue tema de inspiración en su obra cumbre. Dante en su poema no tuvo reparo a la hora de mandar a sus personajes al purgatorio o al infierno, a veces por faltas menores o intranscendentales conocidas, pero a Beatriz, aun sin conocer mucho de ella, no lo pensó dos veces y la puso en el Paraíso, y así la convirtió en un símbolo de fe, y en su guía protectora, quien intercede por él en el infierno; es su objetivo en el purgatorio, y su guía en el Paraíso; es ella quien lo conduce de la mano al empíreo, que está en lo más alto de los cielos. Es el sitio donde se encuentra la presencia plena de Dios, en este mismo lugar residen los ángeles y las almas acogidas en el Paraíso y todos los bienaventurados, como el caso de Beatriz.
Tras atravesar los nueve cielos del Paraíso, a través de la descripción que le hace Beatriz del Empíreo, Dante se imagina este cielo así:
Hemos salido fuera
del mayor cuerpo al cielo que es luz pura:
luz intelectual, plena de amor;
amor de verdadero bien, lleno de dicha;
dicha que trasciende toda dulzura.
Aquí verás a ambas milicias
del paraíso, y a una con el mismo aspecto
en que la verás en la última justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *